Redes Sociales

síguenos en Facebook síguenos en twitter canal youtube clínica benzaquén google+ linked in visite la web de clínica benzaquén

jueves, 11 de abril de 2013

Un tratamiento básico para el rejuvenecimiento facial


Llega la primavera y queremos tener el mejor aspecto. Nos despedimos de los abrigos y la ropa de invierno para dar paso a prendas más ligeras y que dejan entrever nuestro cuerpo. Tenemos que empezar a cuidarnos y qué mejor manera de hacerlo que comenzar por el rostro, el lugar más importante de nuestra fisionomía y al que se dirigen todas las miradas inicialmente.
Principalmente deseamos tener una imagen joven y existen numerosas opciones para conseguir los mejores resultados. Cada uno debe de elegir la que se adapte mejor a las características personales y, por supuesto, nosotros aconsejamos siempre la visita a un experto profesional de la medicina estética que pueda asesorarte. Un médico estético te garantizará calidad así como profesionalidad.
Para cada síntoma del envejecimiento, arrugas, flacidez, manchas o problemas vasculares debemos elegir el tratamiento más apropiado.
Uno de los tratamientos recomendados para eliminar arrugas es la toxina botulínica, más conocida como Bótox. Todos hemos oído hablar del bótox pero, ¿sabemos qué es exactamente? Se trata de una proteína purificada que aplicada en pequeñas dosis, a través de pequeñas inoculaciones, consigue relajar temporalmente a un músculo. Por ello, aplicado con exactitud puede eliminar las arrugas y líneas de expresión que no deseamos. La aplicación de toxina botulínica es un tratamiento rápido, casi indoloro y con efectos visibles en tan sólo tres o cuatro días. Además, el tratamiento puede durar hasta ocho meses.
Sin duda, una de las mejores alternativas a la cirugía para conseguir que nuestro rostro rejuvenezca unos años en tan solo unos días.